Testimonios de afectados ponen contra las cuerdas la subestación eléctrica de Baza, una línea con 400kV.

Ayúdanos a difundir nuestra información

Los vecinos no creen en las palabras del presidente del gobierno, que promete llevar “creación de riqueza y de empleo” a los municipios por los que pasa la línea. “No solo inauguramos una infraestructura energética, sino que ponemos fin a un agravio histórico”, afirmó Sánchez.

Producciones «TOPOLINO», presenta en un vídeo exclusivo a las distintas voces que se alzan contra el nuevo colonialismo energético.

La plataforma NO a las torres, mantiene una valiente resistencia para impedir que triunfen los interés de las eléctricas en la zona de Granada y Almería. Los activistas denuncian las múltiples irregularidades en el proyecto impulsado por la  Red Eléctrica Española (REE), un grupo empresarial multinacional que lleva desde su fundación en 1985 con el monopolio de las actividades eléctricas en el territorio nacional y colaborando con las instituciones públicas.

Los colectivos, Ecologistas en Acción, Asociación Buxus, Plataforma Di no a las Torres, Arde Granada, plataforma Salvar las Montañas del Valle de Lecrín, Guájares y Vélez; Sierra Bermeja Parque Nacional, Avial Almería, asociación de vecinos La Voz de Taberno, Amayt y Por una Soberanía Popular-Alianza contra la Corrupción, denuncian “la ausencia de la declaración de impacto ambiental de la subestación Baza 400 kV y la caducidad de la declaración de impacto ambiental de toda la línea eléctrica Baza-Caparacena 400 kV y, por consiguiente, la ilegalidad del proyecto“, según recoge la convocatoria de protesta que se citó en las inmediaciones de la inauguración. 

Francisco José Sánchez del Águila, uno de los promotores de las protestas, denuncia que  «falta de un estudio del impacto ecológico que el proyecto supone en la zona. No hay un estudio para poder realizar este proyectos que atenta contra el patrimonio natural de Andalucía«. Los activistas pertenecientes a la Plataforma NO a las Torres, han denunciado a la subestación al considerarla ilegal. Desde las distintas plataformas ciudadanas informan que la línea eléctrica va a tener un impacto negativo en las actividades agrícolas “se van a sacrificar 15.000 hectáreas de suelo de valor agrícola, entre estas, por ejemplo, 2.000 hectáreas de olivares en producción”. Además, insisten en el perjuicio que va a sufrir la fauna y la flora del territorio “más del 50% de la zona afecta a áreas de especial importancia en la conservación de aves, sin decir que de esas 15.000 hectáreas, 10.000 están dentro del Geoparque de Granada, declarado en 2020 como Geoparque mundial por la UNESCO”. 

Producciones TOPOLINO, para sensibilizar a la opinión pública del desastre que supone este proyecto energético, presenta un vídeo para dar voz a las personas perjudicadas, activistas y asociaciones. Presentamos la primera parte del vídeo, que se alzan contra el monopolio del sol por multinacionales y grandes corporaciones eléctricas fotovoltaicas en detrimento del ciudadano y de pequeñas comunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *