Corrupción policial: Cinco guardias civiles, un policía nacional, un agente de aduanas detenidos por colaborar con el narco.

Ayúdanos a difundir nuestra información

Con el apoyo del Centro Europeo de Delitos Económicos y Financieros de Europol, la Guardia Civil y la Policía Nacional han desarticulado en su totalidad la que consideran la mayor organización criminal, hasta la fecha, dedicada al narcotráfico que operaba en el Campo de Gibraltar y que introducía grandes cantidades de cocaína y hachís en España a través del Puerto de Algeciras.

La investigación se inició en febrero de 2021, cuando dos actuaciones independientes de la Policía Nacional y Guardia Civil culminaron con la incautaron de 13 toneladas de hachís. Para ocultar este estupefaciente, el grupo criminal había simulado la droga con apariencia de tomates y otras frutas.

Tras una reunión de coordinación entre ambos cuerpos policiales se acordó realizar esta investigación de manera conjunta bajo la denominación de operación “Imperium-Corsini”. Los propios líderes de esta organización asentada en el Campo de Gibraltar se autodenominaban “El cártel del sur”, mientras sus socios marroquíes lo hacían bajo el nombre de “El cártel de Tánger”.

Se ha podido determinar que el grupo criminal español es responsable de la introducción de 16 toneladas de cocaína que llegaron en contenedores marítimos desde Sudamérica, destacando la aprehensión de 9 toneladas de cocaína en abril de 2018, considerada la mayor aprehensión de esta droga efectuada en Europa

Los tentáculos de esta organización les ha permitido, según la Policía, tener en nómina a varios funcionarios policiales, algunos de los cuales, por su destino en el Puerto de Algeciras, facilitaban la salida de los camiones con droga salvando los preceptivos controles, mientras que otros colaboraban facilitando información policial sensible a los jefes de la organización, lo que les ha permitido salir impunes de muchas investigaciones policiales.

Asimismo, durante los registros y detenciones, desplazó a un especialista y dos analistas provistos de sendas oficinas móviles para efectuar consultas en tiempo real, así como para la extracción de datos de los dispositivos electrónicos incautados.

Esta operación ha permitido, por tanto, la completa desarticulación de la organización criminal más importante asentada en el Campo de Gibraltar y que se dedicaba a introducir grandes cantidades de hachís y cocaína, que posteriormente distribuían en países europeos. De hecho, además de las 61 detenciones practicadas, se han tramitado hasta siete Órdenes Internacionales de Detención (OID) relacionadas con la investigación.

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.