Ángel M. denunciante del caso Prada, acusa a la Audiencia de Zamora de prevaricar al revocar su sentencia absolutoria.

Ayúdanos a difundir nuestra información

«Fui condenado a modo de represalia por denunciar al ex alcalde de Rosinos y ex diputado Ángel Prada Barrios, que finalmente fue condenado a 7 años de inhabilitación administrativa».

Sin inmutarse refiere «la justicia sigue anclada en el siglo XVI en Zamora».

El ex diputado provincial y ex alcalde de Rosinos de la Requejada durante 40 años, Ángel Prada, se vio forzado a presentar dimisión en 2018, después de que la Audiencia confirmara la sentencia por la que fue condenado en 2016 a siete años de inhabilitación para empleo o cargo público por un delito de prevaricación.

El ex regidor de Rosinos de la Requejada fue condenado por el Juzgado de lo Penal de Zamora por un delito de prevaricación administrativa por permitir que su hija desempeñara el puesto de secretaria de la Agrupación de Municipios de Rosinos de la Requejada y Palacios de Sanabria cuando trabajaba como personal laboral en el Ayuntamiento de Galende.

Detrás de la dimisión de Prada, se encuentra Ángel M, el denunciante que obtuvo las pruebas y acabó aportándolas en los juzgados. El equipo de Prometheus News, consideramos relevante ofrecer su testimonio, después de los duros varapalos judiciales que ha recibido. Nuestro objetivo es dar voz y visibilidad a las personas que cumplen con su deber ético y cívico de alertar actos de corrupción.

¿Puedes contarnos los detalles más relevantes de tu última denuncia?

Lo que he hecho es denunciar al fiscal del TSJ de Castilla y León en en el Tribunal Supremo, atribuyéndole dos presuntos delitos prevaricación y encubrimiento.

Le estoy denunciando al archivar una denuncia que interpuse contra los magistrados de Zamora, al calificar que no es delito «revocar una sentencia absolutoria» que me favorece y exculpa. Dice el ilustre Fiscal, que se trata de una de las facultades de los magistrados, pero esto es una verdad a medias. Una interpretación maliciosa de la ley, pues como saben todos los legos en derecho, una sentencia absolutoria solo se puede revocar si se celebra vista y se escucha a los acusados, se toma declaración a los testigos y se realiza la valoración de las pruebas de nuevo y, se ha de encontrar algo diferente que de pie a poder revocar esa sentencia que era absolutoria.  Como esto no se hizo resulta imposible que un juez haga magia y revoque una sentencia encontrando culpabilidad en un acusado que era inocente. Así lo dice la jurisprudencia del tribunal europeo, pero es que además desde diciembre de 2015, lo dice la reforma de la ley de enjuiciamiento criminal.

Antes de eso, denuncié a los tres magistrados de la Audiencia provincial de Zamora, entendiendo que habían prevaricado al dictar una sentencia condenatoria en mi contra. La sentencia 90/2016, que viene del procedimiento abreviado 38/2016. Aquí está lo importante: el número de procedimiento de apelación qué da lugar a la sentencia es el 38/ 2016, luego solo por el número ya se puede saber que el procedimiento de apelación fue incoado en 2016. La reforma de la ley de enjuiciamiento criminal conocida como la GRAN REFORMA, que entró en vigor el día 7 de diciembre de 2015, dice en su articulo 792.2 que; «no se pueden revocar sentencias absolutorias o no al menos sin celebrar la correspondiente vista y sin valorar las pruebas de nuevo y escuchar a los testigos«. Como esto no se hizo en la sentencia que me condena, resulta fácil ver que los magistrados se saltaron la ley a la torera y con ello prevaricaron, es por lo que les denuncio ante el TSJ.

La prevaricación la puede ver cualquier ciudadano, con posterioridad al 7 de diciembre de 2015, no se pueden revocar sentencias absolutorias sin celebrar vista escuchar a los acusados y a los testigos y valorar las pruebas de nuevo como esto no se hizo pero si se revocó la sentencia es fácil ver que prevaricaron.

Como ya sabes, yo fui condenado a modo de «represalia» por denunciar al ex diputado Ángel Prada Barrios, que finalmente resultó condenado. Presenté una denuncia también ante la fiscalía Europea, resolviendo que había indicios de delito y derivando las actuaciones a la Fiscalía General del Estado, para que investigasen los hechos denunciados. Lo sorprendente sobre el asunto es que, la Fiscalía General del Estado, acabó archivando la resolución de la Fiscalía Europea, sin tan siquiera investigar una sola letra.

¿En qué momento se inician las represalias?

Prácticamente desde el inicio en que soy señalado por este cacique político. Las represalias sufridas son de todo tipo económicas porque hay que mencionar que la hija del alcalde sigue siendo la secretaria del ayuntamiento. A día de hoy, me reclaman que pague una licencia que no me han dado. Incluso me han embargado mis cuentas por este impago irreal.

Evidentemente la mayor represalia es la condena penal por un hecho que no es delito.

¿Cómo vives este proceso de tener que escapar a la trituradora judicial y luchar por tu libertad?

Te equivocas en ese sentido, no es solo por mi libertad por la que estoy luchando, sino por la de todas las personas de bien,  quiero evitar que esto vuelva a pasar.  Es tan terrible ser víctima de una injusticia judicial.

¿La justicia contigo ha sido Justa?

Evidentemente no, ni en mi caso en el que resulte condenado, ni cuando he denunciado los presuntos delitos presuntamente cometidos por los magistrados.

¿En qué fase se encuentra tu procedimiento?

Estoy a la espera que el tribunal Supremo resuelva la denuncia presentada contra el fiscal del TSJ, que archiva la denuncia contra los magistrados de Zamora. Quiero pensar que como la Fiscalía Europea, ha dicho que hay indicios de delito en el comportamiento de los magistrados, debe de haberlos también en el del Fiscal que archiva la denuncia. Mantengo la la esperanza de que el Tribunal Supremo acabé condenando al fiscal del TSJ y se reabra las investigaciones sobre los magistrados de Zamora y por ende, se reabra mi caso.

¿Por qué no se te aplica la Directiva Europea?

La directiva europea no se aplica, primero porque no la he pedido todavía, pero porque estamos en Zamora y en Zamora las cosas llegan con dos siglos de retraso.

Reservamos la identidad e imagen de Ángel M, por expreso deseo suyo. Respetando su voluntad y deseo de permanecer en el anonimato.

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.