El Ministerio de Trabajo encarga un plan antifraude a una auditora investigada por su participación en actos de corrupción en Alemania y Estados Unidos.

Ayúdanos a difundir nuestra información

El Ministerio de Trabajo solicita a Ernst & Young apoyo, soporte técnico y funcional para desarrollar un programa de ‘compliance’ con el que gestionar el plan de recuperación.

EL Fiscal General de Nueva York, Andrew Cuomo, interpuso una demanda de 150 millones de dólares contra la auditora Ernst & Young por haber ayudado a Lehman Brothers.

En Alemania, Ernst & Young fue denunciado por el escándalo de la quiebra de la compañía alemana de pagos en línea Wirecard, por su deficiencia en la verificación de las cuentas.

El gigante mundial de la auditoria Ernest & Young, ha enfrentado gravísimas acusaciones en distintas jurisdicciones por su complicidad en actos de corrupción. En el preámbulo de este artículo se detallan dos casos en los que se ha visto implicada la firma de auditores. Detrás del mayor escándalo financiero de la historia protagonizado por Lehman Brothers se encuentra la firma Ernest & Young. Un pufo de 613.000 millones de dólares que provocó un terremoto en los mercados que se sintió a lo largo y ancho del planeta.

Caso Lehman Brothers

La Fiscalía General de Nueva York en 2010, presentó una demanda por 150 millones de dólares contra la Ernst & Young por haber ayudado a Lehman Brothers a maquillar su balance de cuentas y ocultar los problemas económicos que la financiera tenía antes de entrar en bancarrota. 

En un comunicado firmado por el fiscal Andrew Cuomo, señalaba la participación directa de la auditoria: «Las prácticas de Lehman estaban diseñadas para ocultar miles de millones de dólares en deudas durante los años previos al colapso«, añadiendo que lo «preocupante» es que «una firma contable de relevancia mundial que tenía que auditar los estados financieros de Lehman ayudase a ocultar esta información crucial a los inversores».

En la demanda, interpuesta ante el Tribunal Supremo de Nueva York, el fiscal general del Estado acusaba a la auditora, una de las más grandes del mundo, de ayudar al entonces gigante financiero a cometer un fraude que suponía la alteración de sus libros contables, mediante una práctica llamada ‘Repo 105’, que consiste en prestar a otra institución financiera activos de mala calidad al cierre contable del trimestre.

La demanda buscaba recuperar «la totalidad de los honorarios recibidos por el trabajo cumplido en beneficio de Lehman entre 2001 y 2008, que superan los 150 millones de dólares, más daños e intereses para los inversores». 

Implicados en el escándalo de la quiebra de la compañía alemana de pagos en línea Wirecard.

La empresa alemana de tecnofinanzas Wirecard, hizo desaparecer más de 1.900 millones de euros  de sus registros contables sin que Ernest & Young, hiciera ninguna observación a las cuentas. 

Los abogados de los inversores afectados señalaban directamente el papel de la auditoria: «Da miedo el tiempo que Wirecard AG pudo operar sin que los auditores objetaran», dijo Wolfgang Schirp, abogado que presentó una demanda contra Ernest & Young en nombre de los inversores, en un comunicado en el 2020. La demanda de Schirp, presentada este mes antes de que se revelara el fraude, alega que Ernest & Young no alertó que en 2018 se registraron incorrectamente 1.000 millones de euros en activos.

El ministro de Finanzas Olaf Scholz lo calificó de «escándalo sin equivalente en el mundo financiero».  Por su parte, el presidente de la Autoridad Federal de Supervisión Financiera (BaFin),  Felix Hufeld, calificó el escándalo de Wirecard como una “vergüenza para Alemania”.  Pero en este caso Ernest & Young, certificó la salud financiera de la compañía y posteriormente firmó sus resultados durante más de 10 años sin plantear objeciones significativas.

Lo insólito es que con estos gravísimos antecedes el Ministerio de Trabajo, haya encargado el  desarrollo de un programa de ‘compliance’ con el que auditar los fondos europeos. Cabe preguntarse: ¿Por qué no se llama a PROÉTICA & COMPLIANCE? Una empresa especializada en programas COMPLIANCE y CANALES DENUNCIA, dirigida por Doña Ana Garrido, activista de reconocido prestigio por su compromiso con la ética pública y la lucha contra la corrupción.

Ayúdanos a seguir informando de forma libre y transparente.

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.