Los grandes secretos de la corrupción socialista en Andalucía, yacen en la tumba.

Ayúdanos a difundir nuestra información

Francisco Javier Guerrero, exDirector General de Trabajo de la Junta de Andalucía, murió en el de forma repentina en su domicilio (11/10/2020). En una entrevista para ABC, exclamó: «¡Por Dios, cómo no iba a conocer Susana Díaz el sistema de ayudas de los ERE!».

Ángel Ojeda Avilés, exconsejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, falleció en diciembre del año pasado. Sobre Ojeda, se refirió Rafael Carmona, exDiputado andaluz: «este señor ha montado múltiples empresas, fundaciones y asociaciones, se paseaba por la Junta como Pedro por su casa y tenía a su cuñada de Directora General para concederle las subvenciones».

José Enrique Rosendo, exconcejal del PSOE de la Sierra Norte de Sevilla, encontró la muerte en el año 2016, se encontraba investigado por la Magistrada Mercedes Alaya, por las ayudas de 34 millones de euros que recibieron sus empresas de la Sierra Norte de Sevilla.

La muerte selló para siempre sus bocas. Un silencio sepulcral cubrió los grandes secretos del PSOE Andaluz y dejó para siempre piezas incompletas en los juzgados. La muerte cegó de un golpe la vida de políticos, que fueron protagonistas de los grandes casos de corrupción: ERES y el fraude a los cursos de formación. Los secretos relacionados con el expolio de dinero público, yacen en las tumbas de Francisco Javier Guerrero, Ángel Ojeda Avilés, José Enrique Rosendo y otros ilustres socialistas, hasta completar casi la veintena de fallecidos.

La muerte suele actuar sin pausas, ni dilaciones indebidas. Al contrario de la actuación de la justicia, que suele mostrarse lenta, torpe y poco eficiente para investigar los actos de corrupción. Y, los muertos ahora son los más fieles guardianes de los secretos sórdidos del cortijo andaluz, que ahora permanecerán ocultos per saecula saeculorum.

Francisco Javier Guerrero, apuntó a Susana Díaz en una entrevista concedida para el diario ABC (01/10/2015): «Díaz conocía el sistema de ayudas no porque fuera la mano derecha de Griñán, sino por los cargos orgánicos que ha tenido». El ExDirector General de Trabajo entre octubre de 1999 y abril de 2008, se llevó a la tumba sus mejores secretos.

La Audiencia de Sevilla le condenó hace un año en la pieza política de los ERE a siete años, once meses y un día de cárcel, así como a 19 años, seis meses y un día de inhabilitación absoluta por delitos continuados de malversación e inhabilitación.

Guerrero fue uno de los primeros cargos de la Junta de Andalucía citados en esta macrocausa por la jueza instructora, Mercedes Alaya, quien, en marzo de 2012, decretó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza. Regresó a la cárcel un año más tarde, días antes que su chofer, Juan Francisco Trujillo, quien recibió ayudas aprobadas por Guerrero por importe de 1,3 millones para empresas inexistentes y que acusó a su jefe de encargarle la compra de cocaína.

Francisco Javier Guerrero, ex Director General de Empleo de la Junta de Andalucía

Guerrero, fue un protagonista destacado en el caso de los ERE, pues las investigaciones iniciales de la jueza Alaya dieron un avance importante tras conocerse que el Director General de Empleo declaró a la Policía Nacional, en diciembre de 2010, que estas ayudas sociolaborales, consignadas en la partida 31L de los presupuestos de la Junta de Andalucía, se repartían a modo de «fondo de reptiles»

La Fiscalía atribuyó un papel destacado en todo el proceso de concesión de las ayudas sociolaborales de los ERE, ya que algunas las repartió entre familiares y amigos, sin ningún sometimiento a la legislación vigente, y no hizo nada por arreglarlo ni por desvelarlo.

Ángel Ojeda Avilés, el que fuera exConsejero andaluz de Hacienda figuraba como uno de los principales investigados en la macrocausa de los cursos de formación que inició en 2014, por la Magistrada Mercedes Alaya, pero ha fallecido inocente dado que nunca llegó a ser juzgado.

El «entramado empresarial» de Ojeda —como lo denominó la Magistrada María Núñez Bolaños— llegó a contar con catorce entidades. Entre 2008 y 2013, recibió 52,6 millones de euros en fondos públicos para formar a parados y trabajadores: 20,56 millones en régimen de concurrencia competitiva y cerca de 33 millones de euros en subvenciones excepcionales con cargo a los presupuestos a través del programa que el Gobierno andaluz que presidía el socialista José Antonio Griñán.

Ángel Ojeda Avilés, empresario y exConsejero andaluz de Hacienda

Ojeda Avilés, ha sido investigado por varios juzgados por presunta fraude a la Seguridad Social e irregularidades en los cursos de formación, aunque ha fallecido sin que ninguna de esas causas hubiera acabado con la celebración de un juicio oral. 

Rafael Carmona, exDiputado del PP andaluz, se refirió a Ojeda, interpelando a Susana Díaz en el Parlamento Andaluz: “No pueden alegar ahora que no conocían al exconsejero de Hacienda, Ojeda, porque este señor ha montado múltiples empresas, fundaciones y asociaciones. Se paseaba por la Junta como Pedro por su casa y tenía a su cuñada de directora general [de Formación Profesional, Autónomos y Programas para el Empleo] para concederle las subvenciones”. La cuñada a la que hace referencia es Teresa Florido, de quien el consejero de Formación, Luciano Alonso, ha explicado que fue directora general desde el 31 de mayo de 2011 hasta octubre de 2013, pero que se abstuvo de participar en todos los procedimientos en los que figurara Ángel Ojeda.

José Enrique Rosendo, empresario y exconcejal del PSOE, imputado en el caso de los ERE en marzo de 2012 por la entonces juez Mercedes Alaya, falleció de forma repentina en el año 2016.

Rosendo, hijo del exalcalde socialista de El Pedroso (Sevilla) Rafael Rosendo, estaba imputado por las presuntas ayudas de 34 millones de euros que recibieron sus empresas de la Sierra Norte de Sevilla, por lo que la magistrada les llegó a imponer una fianza de responsabilidad civil de 26 millones de euros.

La jueza atribuía a Rosendo y a su socio, José María Sayago, haber constituido un «numeroso grupo de empresas, estrechamente interrelacionadas entre sí» y «muchas de ellas sin actividad ni trabajadores» cuyo único «objeto real» era la percepción de ayudas oficiales.

Los secretos sobre la corrupción en Andalucía, acaban protegidos por el silencio impenetrable de la muerte. Los ciudadanos, nunca llegaremos asomarnos a la verdad, ni seremos conscientes de la putrefacción de la Junta de Andalucía.

Ayúdanos a seguir informado de una forma humana, transparente y honesta.

 

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.